GRUPO DE TRABAJO 1. Situación de la seguridad social.

Esta información es la parte 8 de 9 de la III Asamblea Anual Ordinaria

La Reforma del Sector Salud constituyó un serio retroceso en la vigencia del derecho a la salud y la seguridad social

  1. Confemel ha expresado a través de sus declaraciones de Porlamar (1998), Santiago de Chile (1998) y Santa Marta (1999), la convicción de que las propuestas de reforma de la salud y la seguridad social inspiradas en el modelo neoliberal, y que con elementos comunes en lo fundamental venían aplicando los gobiernos de nuestros países, constituían un serio retroceso en la vigencia del derecho a la salud y a la seguridad social de todos los habitantes del continente.
  2. Al cabo de 15 años de aplicación del modelo es posible afirmar que nuestros análisis y previsiones eran básicamente correctos. En efecto la reforma neoliberal ha fracasado en lograr la universalidad y a profundizado la inequidad en el acceso a la salud en todos los países en los que sus fórmulas se han aplicado. De ello dan cuenta los siguientes hechos:
    1. La cobertura de la atención de la salud se mantiene igual o ha disminuido, tanto en extensión como en la amplitud de los daños a cubrir.
    2. Se mantiene o se ha profundizado la exclusión de los más pobres al sistema.
    3. Se mantiene y se ha profundizado la orientación curativa-asistencial del sistema en perjuicio de las acciones preventivas y promocionales, lo que en un contexto de incremento de la pobreza y deterioro de las condiciones de vida se ha manifestado en la emergencia y reemergencia de enfermedades infectocontagiosas.
    4. En la mayoría de los países se ha profundizado el desfinanciamiento de la red de servicios hospitalarios públicos.
    5. Se ha dado lugar a la aplicación de diversos modelos experimentales tales como los de autogestión hospitalaria, reestructuración de establecimientos de salud, privatización de diversos sistemas de apoyo diagnóstico, que no han mejorado la calidad de atención y han encarecido el servicio.
    6. Se ha incentivado el desarrollo caótico de los planes privados de atención de salud prepagada. En mucho países existen hasta 120.000 tipos de planes que se diferencian en las exclusiones que plantean, llegando al extremo de proponer formulas perversas como el denominado «Plan de aseguramiento sin útero», que excluye la atención de la maternidad para quienes lo contratan.
    7. En muchos países de la región se ha formulado legislación caótica y contradictoria ante la imposibilidad de aplicar fórmulas privatistas en el contexto de recesión económica que afecta al continente.
    8. Se ha fomentado la desregulación del trabajo médico afectando la calidad de atención. En la mayoría de países de la región los médicos trabajan predominantemente bajo fórmulas de contrato temporal, no personal, que los excluye de los más elementales derechos a las vacaciones y a pertenecer al seguro social, y los someten a jornadas de 12 y 14 horas de trabajo con remuneraciones incompatibles con la dignidad de un trabajo altamente calificado, como el que realizan.
  3. Las organizaciones médicas en cada país han cumplido esforzadamente con su responsabilidad para con la salud de la población y desarrollado diversas formas de resistencia a la aplicación del modelo. Así ante los gobiernos han alertado de los negativos efectos de los modelos recomendados por el Banco Mundial y el Fondo Monetario, convocando a los profesionales y trabajadores de salud a formular alternativas orientadas a proteger el derecho a la salud e informando a las organizaciones representativas de la población de lo perjudicial de las medidas privatizadoras.
  4. Las organizaciones promotoras del modelo han venido dando expresiones que hoy consideran erróneas como las recetas que persuadieron y forzaron a aplicar a los gobiernos del continente. De ello son muestra frases autocríticas y propuestas de reforma de la reforma, que sin embargo nuevamente se quieren aplicar sin modificar la esencia privatizadora y mercantilista del modelo.
  5. Las democracias imperfectas predominantes en el continente han sido regímenes propicios para la aplicación de los modelo neoliberales en general, y en particular de los modelos privatizadores de la salud y seguridad social.
En base a estas consideraciones la IV Asamblea de la Confemel, acuerda:
  1. Reafirmar su compromiso con el fortalecimiento de los sistemas democráticos en los diversos países del continente, no sólo en su dimensión electoral y representativa de los mismos sino trabajando por los factores que contribuyan a eliminar la corrupción en todas sus formas y fomenten la justicia social, la paz, la equidad y la solidaridad en nuestras naciones. En este sentido:
    • Hacemos un particular llamado a las fuerzas democráticas y progresistas del continente a apoyar el proceso de pacificación en Colombia.
    • Saludamos el proceso de restitución de la democracia en Perú.
    • Alentamos el fortalecimiento de los procesos democráticos en Chile, Bolivia, Paraguay, Ecuador y Argentina.
    • Expresamos nuestra preocupación por la vigencia del no respeto a las Instituciones representativas de la sociedad en la hermana República de Venezuela.
  2. Demandamos de los estados y gobiernos del continente el ejercicio de una plena soberanía en la definición de las políticas económicas y sociales, el respeto del derecho de los pueblos a una vida digna, al reconocimiento de la deuda social con mayor prioridad que la que se otorga a la onerosa deuda externa que agobia a nuestros países.
  3. Emplazamos a los partidos y movimientos políticos de nuestros países a brindar a la salud y a la seguridad social el reconocimiento que deben tener como el mecanismo más apropiado para la redistribución de la riqueza. A preservar los sistemas públicos de salud de las restricciones económicas en tiempos de recesión y desempleo. A respetar los recursos de la seguridad social que no deben ser utilizados en fines diferentes a los que están destinados.
  4. Convocamos a los médicos de América Latina y del Caribe a fomentar, reforzar la vigencia de la ética y el humanismo en su trabajo. A rechazar proyectos mercantilistas que generan caos en la formación y el trabajo de los médicos. Persistiendo en una conducta de actuación colectiva e institucional que reafirme los valores y principios que sustentan la profesión médica.
  5. Convocamos a los médicos de América Latina y del Caribe a fortalecer la unidad y capacidad de propuesta y acción de sus organizaciones médicas en cada país. A respaldar los esfuerzos por construir Confemel como la máxima entidad representativa del continente y a conjugar esfuerzos por una mayor participación de nuestras organizaciones en la Asociación Médica Mundial. Saludamos la elección del Dr. Enrique Accorsi, Presidente del Colegio Médico de Chile, como presidente electo de la Asociación Médica Mundial.
  6. Autorizar al Consejo Ejecutivo del Confemel a la gestión de su reconocimiento por la OMS, OPS, Mercosur, Pacto Andino, APEC y otras instancias de integración continental como la Organización Representativa de la Profesión Médica de América y del Caribe.
  7. Ratificar los contenidos y acuerdos de las declaraciones sobre salud y seguridad Social adoptadas en las I, II y III Asambleas Ordinarias de Confemel.
En esta asamblea << GRUPO DE TRABAJO 2. Educación médica de pregrado y postgrado.Resoluciones de la Asamblea Anual Ordinaria. Buenos Aires, Argentina. Diciembre 2000. >>